sábado, 31 de diciembre de 2011

LOS ÚLTIMOS DE FILIPINAS



“Los últimos de Filipinas” es el título de una película española estrenada en 1945 en la que se narra la epopeya (real) de un grupo de soldados españoles que resistieron un asedio de un año de duración en Baler (Filipinas) en la guerra de 1898. El éxito del film ha llevado a la incorporación en el imaginario colectivo de la expresión “Los últimos de Filipinas” como sinónimo de resistencia, constancia o permanencia en el tiempo. Es menos conocido que el deporte español tuvo sus particulares “últimos de Filipinas”. En el sentido más literal de la expresión.
Entre los olímpicos españoles encontramos a tres nacidos en las Islas Filipinas antes de la perdida de ese territorio y a algunos veteranos de la guerra del 98. El más significativo y destacado es, sin duda, Julio Castro del Rosario. Probablemente el más destacado deportista español de la primera mitad del siglo XX.
Julio Castro del Rosario nació en Celén, provincia de Manila, el 27 de septiembre de 1879. Su padre era el capitán de Infantería Gregorio Castro López, su madre la filipina Potenciana del Rosario Ramírez. Julio siguió la tradición familiar y se incorporó muy joven al ejército y ya era teniente al iniciarse la guerra en Filipinas. Guerra en la que participó en varios episodios bélicos hasta que fue capturado por los insurgentes, cautiverio del que logró evadirse llegando con una pequeña embarcación a Manila. Al finalizar la guerra optó por seguir siendo español y militar y viajó a la Península iniciando una prolongada carrera en el arma de Infantería hasta 1931. Algunos de los filipinos o hispanofilipinos que optaron por España y fueron repatriados sufrieron discriminación y racismo en nuestro país y se conocen casos en los que finalmente optaron por regresar a Filipinas asumiendo el riesgo de ser acusados de traición. En el caso de Castro del Rosario no nos consta que pasara por ello, aunque en alguna caricatura (Blanco y Negro, 30/12/1928), se le acentúan los ojos rasgados y en varias noticias sobre él se le llama "filipino".

Su carrera en el tiro fue espectacular (también practicó la esgrima sin tanta fortuna), a destacar sus campeonatos mundiales en rifle de guerra de Biarritz-Bayona 1912 y Loosduinen 1928 y sus numerosos campeonatos de España. Lamentablemente sólo participó en unos Juegos Olímpicos (Los Ángeles 1932) cuando ya tenía 52 años, se le premió con el honor de ser el abanderado. Las ausencias españolas de varios JJOO, la ausencia del tiro en otras (1928) y sus problemas personales en 1920 le privaron de más participaciones y de alguna posible medalla.
Otros olímpicos españoles nacidos en Filipinas fueron los esgrimistas en París 1924 César Miguel de los Reyes (nacido el 4 de agosto de 1892 en Manila) y Manuel Toledo Coca (Zamboanga, Mindanao, 26 de enero de 1880). César Miguel de los Reyes fue un deportista multidisciplinar al que tanto podemos recordar como entrenador del Betis en 1926-1928 como por sus vínculos con el waterpolo en la capital hispalense. Falleció en Mallorca en 1974.
Otro veterano de la guerra de Filipinas que fue olímpico años más tarde fue el veteranísimo coronel Antonio Vázquez de Aldana Fernández (Madrid, 9-10-1860), participante en tiro en Amberes 1920.
Abandonando el terreno olímpico y entrando en el fútbol, la lista de filipinos o hispanofilipinos es prolija y muy interesante: se inicia con los barcelonistas Manuel Amechazurra (1905-15), Paulino Alcántara (1912-28) y Juan Garchitorena (1915-19). Sobre Paulino Alcántara Riestrá (Iloílo, 7-10-1896- Barcelona, 13-02-1964) poco que añadir a lo mucho publicado ya: es el máximo goleador de la historia del Barça, internacional tanto con España (de la que también fue seleccionador) como con Filipinas. No fue olímpico en Amberes 1920 porque antepuso los exámenes de medicina. Sobre el actor, playboy y ocasional futbolista Juan Garchitorena (Manila, 24-3-1898- Santa Bárbara, California, 27-06-1983) hemos de insistir con vehemencia sobre su condición de ciudadano filipino y su nula vinculación con Argentina, tal y como demostramos:
Otros futbolistas españoles de la época nacidos en las Filipinas fueron: Eduardo Teus (Real Madrid, 1913-18) o Marcelino Galatas (Athletic, 1920-21, Deusto, 1921-23, Real Sociedad, 1923-27 y Atlético de Madrid, 1927-28). Y ya en tiempos (relativamente) más recientes: Julio Uriarte (Zaragoza, 1939-43), Gregorio Amestoy (Zaragoza, 1939-43, Atlético Aviación, 1943-46 y Gimnástic de Tarragona, 1947-48) e Ignacio Larrauri (Athletic, 1941-42). Los tres últimos de familias vascas residentes en las islas.
Creo que son personajes a recordar y a reivindicar, singularmente Julio Castro del Rosario, héroe en la guerra y en la paz. Campeón del Mundo. Español por elección.
Foto: Julio Castro del Rosario
© Fernando Arrechea Rivas

martes, 13 de diciembre de 2011

EL COE ANTES DEL 23 DE NOVIEMBRE DE 1912 (II)


Como es conocido (al menos por los lectores de este blog) el COE prepara el Centenario de su fundación que data el 23 de noviembre de 1912.
Hemos analizado las contradicciones que sobrevuelan esta efeméride y aportado numerosos datos que demuestran que el Comité Olímpico Español se fundó en noviembre de 1905 bajo la presidencia del marqués de Cabriñana del Monte, al que el marqués de Villamejor sustituyó en 1909 por imposición del Infante Don Carlos (abuelo del rey Juan Carlos). En noviembre de 1912 Villamejor designó a los miembros de "su" comité e informó a Coubertin de ello por carta. Aunque considerásemos este acto como una fundación o refundación del COE, en ningún caso sería la primera. 1905 siempre estará antes que 1912. Y el propio Villamejor afirmó haber sucedido a Cabriñana.

La aparición en las próximas semanas o meses de algún documento sobre esta reunión de noviembre de 1912 (el acta, por ejemplo) no aportaría nada nuevo. Fue un acto público del que informó la prensa y nadie duda de su existencia, el problema es que el COE ya existía desde 1905 y Villamejor lo presidía desde 1909.

En los artículos que he dedicado al tema podrá el lector que no conozca los detalles de la polémica hallar respuestas:

La foto que preside esta entrada corresponde a las preguntas que el periodista y atleta Luis Meléndez (olímpico en Amberes 1920) efectuó al barón Coubertin en las ruina griegas de Ampurias en 1926, en presencia del barón Güell (que también participó en la conversación) y otros testigos (Josep Elias i Juncosa entre ellos).
El barón deja claro que el COI reconoció la existencia del COE en 1909, en las mismas fechas en las que el marqués de Villamejor (entonces conde de Mejorada del Campo) sucedió al marqués de Cabriñana en la presidencia del COE.
También queda claro que se trató de una "formación oficial y definitiva", tras un periodo de inactividad. No podía ser de otra manera porque la creación del organismo fue en noviembre de 1905.

En la Revue Olympique de junio de 1909 podemos encontrar una breve alusión a esta activación (meramente virtual) del COE con la frase "Le Comité discuta ensuite la question des intérets olympiques en Allemagne, en Espagne..."
Photobucket

Con motivo del sesenta aniversario de esta efeméride (1969) Luis Meléndez presentó un informe a Juan Antonio Samaranch (entonces presidente del COE) y se publicó un resumen en El Mundo Deportivo que siempre se olvida.
Sorprendentemente, bajo la presidencia del COI del mismo Samaranch (2000), se aceptó otro informe que avalaba el año 1912 como fecha de fundación del COE, sin tener en cuenta los descubrimientos ya publicados en esa fecha sobre el COE de 1905 (Joan Fauria) ni recordar el informe de 1969 de Luis Meléndez.

Feliz Centenario.

jueves, 8 de diciembre de 2011

EL COE ANTES DEL 23 DE NOVIEMBRE DE 1912


Como es conocido (al menos por los lectores de este blog) el COE prepara el Centenario de su fundación que data el 23 de noviembre de 1912.
Hemos analizado las contradicciones que sobrevuelan esta efeméride y aportado numerosos datos que demuestran que el Comité Olímpico Español se fundó en noviembre de 1905 bajo la presidencia del marqués de Cabriñana del Monte, al que el marqués de Villamejor sustituyó en 1909 por imposición del Infante Don Carlos (abuelo del rey Juan Carlos). En noviembre de 1912 Villamejor designó a los miembros de "su" comité e informó a Coubertin de ello por carta. Aunque considerásemos este acto como una fundación o refundación del COE, en ningún caso sería la primera. 1905 siempre estará antes que 1912. Y el propio Villamejor afirmó haber sucedido a Cabriñana.

La aparición en las próximas semanas o meses de algún documento sobre esta reunión de noviembre de 1912 (el acta, por ejemplo) no aportaría nada nuevo. Fue un acto público del que informó la prensa y nadie duda de su existencia, el problema es que el COE ya existía desde 1905 y Villamejor lo presidía desde 1909.

En los artículos que he dedicado al tema podrá el lector que no conozca los detalles de la polémica hallar respuestas:

La foto que encabeza este artículo corresponde a un documento del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Estocolmo 1912 (disputados entre el 5 de mayo y el 22 de julio de 1912) titulado "UTLÄNDSKA OLYMPISKA KOMMITTÉER", es decir, "COMITÉS OLÍMPICOS EXTRANJEROS", que contiene una lista de los Comités Olímpicos Nacionales existentes antes de los JJOO de Estocolmo, con sus presidentes y direcciones. Por lo tanto ANTES del 5 de mayo de 1912 y del 23 de noviembre del mismo año.
Entre ellos está el de SPANIEN, presidido por el "Comte de Mejorada del Campo, Marquis de Villamejor", con dirección en el nº70 de la Calle de Velázquez, Madrid.

Feliz Centenario.

domingo, 4 de diciembre de 2011

EL (FALLIDO) REGRESO DE LA SELECCIÓN DE FÚTBOL DEL REINO UNIDO

158

Como es sabido los cuatro países que forman el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (Inglaterra, Escocia, País de Gales e Irlanda del Norte) tienen sus propias federaciones y selecciones compitiendo en los torneos de FIFA y de UEFA y de la mayoría de deportes de equipo y tan sólo compiten unidos bajo la Union Jack en los Juegos Olímpicos.

En los Juegos Olímpicos de Verano, concretamente en fútbol, hemos asistido a partidos de la selección británica desde 1908 hasta la fase de clasificación de 1972. En París 1900 hubo un torneo de fútbol entre clubs y el Upton Park se impuso a los anfitriones de la Union des Societés Françaises de Sports Athlétiques y a los belgas de la Université Libre de Bruselas. Tras la polémica reforma del medallero de aquellos (realmente inexistentes) JJOO llevada a cabo por el COI en 2004, este triunfo del Upton Park pasó a ser considerada una medalla de oro del Reino Unido.

En Londres 1908 sí compitió (y ganó la medalla de oro) una selección británica con dicho nombre, aunque realmente era la selección amateur inglesa. Exactamente lo mismo ocurrió en Estocolmo 1912, la selección amateur inglesa acudió bajo el nombre de Gran Bretaña y ganó el oro con facilidad.

En Amberes 1920, nuevamente con un equipo formado exclusivamente por amateurs ingleses, fueron eliminados en primera ronda por Noruega (1-3) y, posteriormente (1924, 1928), abandonaron el torneo olímpico de fútbol por discrepancias sobre el profesionalismo. De hecho el Reino Unido y los Estados Unidos lideraron una campaña en el seno del COI para eliminar el fútbol de los Juegos.

Regresaron en Berlín 36 con una selección (por primera vez) verdaderamente británica (tenía varios escoceses) que fue eliminada en cuartos de final por Polonia (4-5).

En Londres 48 presentaron un equipo con ingleses, escoceses y galeses dirigidos por el mítico Matt Busby que alcanzó semifinales y perdió el partido por la medalla de bronce frente a Dinamarca (3-5). Se sucedieron después varias flojas actuaciones (eliminados en primera ronda en 1952 frente a Luxemburgo, en segunda ronda frente a Bulgaria en 1956 y en la primera fase en 1960 al caer en un grupo frente a Italia, Brasil y Taiwan), siempre con selecciones amateurs formadas por abrumadora mayoría de jugadores ingleses.

Era una época de torneos olímpicos de fútbol desiguales e injustos, en los que el hipócrita concepto “amateur” permitía a los países comunistas presentar a sus mejores jugadores (teóricamente eran militares, policías, etc.) frente a los equipos B o C de los occidentales.

Roma 60 fue la última vez en la que los británicos lograron la clasificación para el torneo de fútbol. En 1964, 1968 y 1972 no lo lograron. Posteriormente la selección del Reino Unido desapareció. Hasta ahora.

Para Londres 2012 han intentado reconstruir una selección británica y podrán presentarse bajo ese nombre, aunque realmente será la selección inglesa. Escocia, Gales e Irlanda del Norte se han negado rotundamente a participar por temor a perder sus sitios en FIFA en el futuro.

Además de en los Juegos Olímpicos, también se ha formado una selección del Reino Unido para algunas ocasiones especiales:

  • - el 10 de mayo de 1947 en Glasgow se jugó un Gran Bretaña 6- Resto de Europa 1.
  • - el 13 de agosto de 1955 en Belfast: Gran Bretaña 1- Resto de Europa 4.
  • - también se han jugado dos partidos País de Gales- Resto del Reino Unido en 1951 y 1969 y se formó una selección informal británica en el homenaje a Stanley Matthews en 1965.

Algunos políticos británicos (Jack Straw, Tony Banks) han expresado públicamente su deseo de formar una selección de fútbol del Reino Unido permanente que juegue competiciones oficiales. Parece un objetivo lejano.

Foto: la selección británica campeona olímpica en Londres 1908.

© Fernando Arrechea Rivas