martes, 18 de octubre de 2011

25 AÑOS DE "À LA VILLE DE...BARCELONA", REPORTAJE EN EL TELEDIARIO


Ayer la sección "¿Te acuerdas?" del Telediario emitió un reportaje sobre los 25 años de la designación de Barcelona como sede de los JJOO de 1992 con declaraciones de Narcís Serra, Juan Antonio Samaranch Salisachs y un servidor.

jueves, 13 de octubre de 2011

ARTÍCULO EN EL DIARI DE TARRAGONA SOBRE EL ÁNFORA PERDIDA DE LOS JUEGOS MEDITERRÁNEOS



Artículo publicado el jueves 13 de octubre de 2011 en el Diari de Tarragona sobre el ánfora de plata de los Juegos Mediterráneos 1955 y sus vínculos con Tarragona, a pocas horas de la adjudicación de los Juegos de 2017...

miércoles, 21 de septiembre de 2011

sábado, 10 de septiembre de 2011

JOSEP ELIAS I JUNCOSA Y TARRAGONA


Josep Elias i Juncosa (José Feliciano Elias Juncosa en el Registro Civil) nació en la calle de la Nau de Tarragona el 27 de mayo de 1880.

Su biografía extensa y brillante es difícil de resumir en unas líneas, aunque se puede decir sin exagerar que fue la persona más importante en la historia del olimpismo en nuestro país.
Entre sus muchos méritos cabe reseñar:
-Fue cofundador y uno de los diez primeros socios del FC Barcelona, club del que también fue jugador. Practicó todos los deportes imaginables (esgrima, natación, gimnasia, atletismo, ciclismo, pelota vasca, vela, boxeo, tenis, golf, esquí), siendo el introductor entre nosotros de algunos de ellos y directivo de varias federaciones y numerosos clubs.
-Bajo el pseudónimo "Corredisses" se convirtió en el principal periodista deportivo de la época, publicando en Los Deportes, Stadium, La Veu de Catalunya, etc. Fundó el Sindicat de Periodistes Esportius en 1911.
-Publicó varias obras esenciales de divulgación deportiva como Els Jocs de Pilota. Noticia i Regles (1917) que contiene una pormenorizada descripción del baloncesto y sus reglas, Football Asociación (1914), Exercicis de Mar (1918), Els Jocs Olímpics a l´antiga Grècia (1920), Per la mar (1933). Fue el director de la colección Biblioteca Los Sports.
-Dio varias conferencias sobre olimpismo y pedagogía deportiva entre 1913 y 1924 que tuvieron un gran impacto y forzaron al COE a activarse y ponerse a trabajar para llevar una delegación a los JJOO tras los grandes fracasos de 1904, 1906, 1908 y 1912.
-Amigo personal del barón Coubertin, fue uno de los máximos responsables de su visita a Tarragona el 8 de diciembre de 1926. Máximo impulsor del Comité Olímpic Català y de las primeras candidaturas de Barcelona a los Juegos, así como de los estadios de La Foixarda y Montjuïc. Su esposa Carlota Campins fue una destacada pianista y la primera intérprete del Himno Olímpico en España (1916).
-Gran parte del mérito de la primera expedición oficial española a unos JJOO (Amberes 1920) le corresponde. Llegó a abrir una suscripción popular en la oficina bancaria en la que trabajaba (Banco di Roma en Barcelona) para sufragar gastos.
-Hombre libre y consecuente con sus ideas, mantuvo su catolicismo practicante incluso en los peores momentos de la Guerra Civil y al acabar la misma fue depurado por su pasado catalanista (militante de la Lliga Regionalista de Cambó). Falleció en Barcelona el 28 de enero de 1944.

A pesar de haber nacido en Tarragona (en el seno de una familia con raíces en el Camp de Tarragona por los cuatro costados: Torredembarra, Roda de Barà, Riudecanyes, El Morell) y de haber mantenido vínculos con la ciudad de por vida (pese a vivir la mayor parte de la misma en Barcelona, tras una breve estancia en Buenos Aires a los 8 años) Elias es un gran olvidado en su ciudad natal.
Corredisses siempre regresó a Tarragona, entre sus estancias destacan:
-Viajes en bicicleta por el Camp de Tarragona en 1899 y 1900 sobre los que escribe en Los Deportes.
-Publica en la revista Pàtria de Tarragona en 1908 los artículos "Necessitat dels esports" y "Camí nou".
-Proselitismo del tenis en L´Espluga de Francolí (1912, 1914 y 1915) en compañía de su gran amigo Pau Casals, quién le invitó a la inauguración de la pista de tenis que hizo construir en su casa de Sant Salvador (El Vendrell) en 1915.
-Conferencias en Valls y Reus sobre los Juegos Olímpicos (1921, 1924)
-Acompaña al barón de Coubertin en sus histórica visita a la ciudad de Tarragona el 8 de diciembre de 1926.

A pesar de todo ello Josep Elias i Juncosa no cuenta en su ciudad natal con ningún reconocimiento (una calle, una instalación deportiva, una placa en la casa en que nació). Me consta que un grupo del Ayuntamiento de Tarragona maneja un informe al respecto, puede ser el momento de reparar este error histórico.
Especialmente en estas fechas, cuando queda poco más de un mes para que, el 15 de octubre en Mersin (Turquía) Tarragona sea escogida sede de los Juegos Mediterráneos de 2017.
Juegos Mediterráneos de los que habló por primera vez un amigo de Elias (Josep Antoni Trabal) en 1921:

Seguro que a Corredisses le gustaría ver los Juegos en su ciudad natal.

Foto: Josep Elias con el uniforme del Barça en 1906.
Fuentes principales consultadas:
Elias i Campins, R., Josep Elias i Juncosa "Corredisses". Un precursor de l´Olimpisme Català, Generalitat de Catalunya, 1992.
Fauria i Garcia, J., Elias i Juncosa, El 9, 23 de junio de 2005.

© Fernando Arrechea Rivas

jueves, 1 de septiembre de 2011

AUGURIO PERERA. PADRE DEL TENIS


El nacimiento del tenis, como el de muchos deportes, es objeto de polémicas y debates entre historiadores. Tradicionalmente se había atribuido su paternidad al mayor Walter Clopton Wingfield y se hablaba de diciembre de 1873 como la fecha del inicio del tenis moderno o "lawn tennis". No se debe olvidar la existencia del "real tennis" o "jeu de paume", deporte medieval del que son formas locales supervivientes la pelota vasca, la pelota valenciana, el "pallone" italiano o el "kaatsen" frisón y del que descienden todos los deportes de raqueta y, singularmente, el tenis moderno.

Desde los años 80 una nueva versión ha tomado fuerza y parece haberse impuesto como definitiva:

Es la que afirma que, entre 1859 y 1865 dos personajes llamados Henry Gem y Augurio Perera (dándole generalmente mayor protagonismo al primero con expresiones como "Harry Gem and his friend Augurio Perera developed a game...") crearon en casa del segundo (en Birmingham) un juego de raquetas al que llamaban "lawn rackets", "lawn pelota" o "lawn tennis".
Posteriormente se trasladaron a Leamington Spa donde siguieron jugando al nuevo deporte y fundaron un club en 1872.

Es esta una polémica que llevaba tiempo dormida (como tantas) y que había pasado bastante desapercibida en España (pese a ser español Perera). Mientras tanto en Inglaterra la figura de Gem ha sido objeto de homenajes y libros y su amigo Perera ha sido paulatinamente ninguneado (pese a que Gem dejó escrito que el gran mérito en la creación del juego era suya y se jugó por primera vez en su casa) y recientemente se ha puesto en cuestión que fuera español.
En una publicación muy reciente titulada Court On Canvas: Tennis in Art, leemos: "Howewer, there is no evidence that Perera actually came from Spain".
Extraordinario, primero se otorga la paternidad del tenis a Gem ("y a su amigo Perera") y posteriormente se pone en duda que el pobre Augurio fuera español ("no evidence").
Así se escribe la historia.

Mientras en España, con alguna excepción como Fernando Carreño (que recientemente citó a Perera en Twitter), nadie parece dispuesto a investigar quién era Augurio Perera y sí era realmente español.

Se ha especulado con la conexión de Augurio Perera con la familia Perera de Barcelona que en el siglo XIX tenía minas de carbón y una compañía de ferrocarriles, también se ha citado que el escritor Ignasi Agustí tenía un bisabuelo llamado Joan Bautista Perera:
Son datos importantes y es muy probable que nuestro Augurio Perera perteneciera a dicha familia catalana pero faltan documentos que prueben su origen, ahora en entredicho. Vamos a ello.

Podemos aportar:
Dos registros de entrada ("England, alien arrivals, 1810-11, 1826-1869") de Augurio Perera a Gran Bretaña:
- el 7 de agosto de 1837 al puerto de Londres. "Augurio Perera. Native of: Spain."
- el 20 de enero de 1839 al puerto de Londres. "Augurio Perera. Native of: Spain"
Su certificado de matrimonio ("England marriages, 1598-1973"). El 1 de junio de 1847 en la iglesia de St.Peter en Lancaster con la irlandesa Charlott Louisa O´Donnell. Figura su nombre de bautismo completo: Juan Bautista Luis Augurio Perera, hijo de Augurio Perera.
El censo inglés de 1871 ("1871 England Census") en el que aparece como Augurio Parera, nacido en España (aunque "Naturalised British Subject") y residente en Edgbaston con su esposa Louisa y sus hijos Fanny Elizabeth, Joseph Carles Augurio, Adrianne Louisa y Carmen Mariana.
En el censo inglés de 1841 aparecen dos Augurio Perera, ambos españoles, de 40 y 15 años. Con toda seguridad nuestro protagonista (Juan Bautista Augurio Perera) y su padre. Ambos comerciantes y ciudadanos españoles. Parece que viajaban con frecuencia a Inglaterra y tenían casas. Juan Bautista Augurio finalmente se casaría allí y formaría su familia. En 1871 se había nacionalizado británico.

Su rastro se pierde en 1881 (sólo encontramos en los censos ingleses a su hijo Joseph Carles). Quizás Augurio regresó a España o tal vez emigró a Sudamérica donde también tenían negocios...
Quedan dudas sobre Augurio Perera (¿nació en Barcelona?, ¿dónde murió?), pero nadie podrá afirmar de nuevo que "no hay evidencias" sobre su origen.
El padre (o uno de los padres) del tenis moderno era español.

© Fernando Arrechea Rivas

lunes, 15 de agosto de 2011

CIEN AÑOS DE BALONCESTO EN ESPAÑA. 1911-2011 (III)

Conclusiones.

Durante muchos años conocimos esta versión de la llegada del baloncesto a España y aún hoy en día no es raro escucharla o leerla:
El padre escolapio Eusebio Millán Alonso (La Quiñonería, Soria, 18 de diciembre de 1886- Alella, Barcelona, 11 de abril de 1956) regresa a Barcelona en 1921 tras diez años en Cuba e implanta en las Escuelas Pías de San Antón (en la Ronda de San Pablo, frente al mercado de San Antonio) el juego del basketball que ha conocido en la isla caribeña.
Con la colaboración de Ricardo Pardiñas fundan el primer club: el Laietà.
El 8 de diciembre de 1922 se juega en el campo de fútbol del Europa el primer partido "oficial": C.D. Europa 8- Laietà 2. Se jugó con siete jugadores por bando y las canastas colgando de las porterías de fútbol.
Pronto se crearon nuevos equipos en Barcelona y el 15 de abril de 1923 se inició el primer campeonato de Cataluña en el campo de rugby de La Foixarda, en Montjuic. Ganó el Patrie al Barcelona (nada que ver con el FC Barcelona, cuya sección de basket es de 1926) por 8-4 con arbitraje del cónsul estadounidense en Barcelona Mr.Austin.
Todo ello es cierto e importante, pero como hemos visto el baloncesto ya se conocía en España diez años antes de que el padre Millán regresara de Cuba. De hecho podemos fijar su año de inicio en 1911, el mismo año en el que el escolapio soriano inició su viaje a Las Américas...

FECHAS CLAVE:

1891: James Naismith crea el baloncesto en la escuela YMCA de Springfield (Massachusetts)
1904: Amadeo Llaverías cita la existencia del basketball en un artículo sobre los JJOO de San Luis en Los Deportes el 28 de agosto.
1906: en el número de diciembre la revista Gran Vida habla del basketball como "un juego bonito para señoras"
1908: el pedagogo Eladi Homs vive en Illinois con una bolsa de estudios del ayuntamiento de Barcelona y conoce el basketball.
1911: el 30 de junio en la revista La Moda Elegante Ilustrada "Lady Belgravia" explica con detalle las reglas del basketball (Pelota en Cesta en español, según ella). Sabemos que tras ese alias se escondía una monja estadounidense que había pasado 33 años en España y en 1911 ejercía de Madre Superiora en el Convento de la Asunción (St.Lawrence-on-sea, Inglaterra). Internado católico para niñas en el que se jugaba a baloncesto y en el que estudiaban muchas españolas.
Eladi Homs regresa a España y publica un artículo en la Revista de Educación en el que habla del basketball. Recomienda su inclusión en las escuelas catalanas.
1912: el 21 de noviembre leemos en El Mundo Deportivo que se va a iniciar la práctica de baloncesto femenino en el gimnasio Garcia Alsina de Barcelona.
1913: leemos en la Crónica Social de Terrassa y en El Mundo Deportivo que se juega a basketball en la escuela Vallparadís de Terrassa. Su director Alexandre Galí era amigo de Homs. Los dietarios del subdirector Artur Martorell y varios testimonios directos confirman que se jugó a baloncesto entre 1913-1915.
1921: el padre Eusebio Millán Alonso regresa de Cuba e implanta el baloncesto en el colegio de San Antón de Barcelona.

Para saber más:

Foto: el padre Millán con los niños jugando a baloncesto en el colegio de San Antón.

© Fernando Arrechea Rivas

domingo, 14 de agosto de 2011

CIEN AÑOS DE BALONCESTO EN ESPAÑA. 1911-2011 (II)


Eladi Homs. ¿padre de nuestro baloncesto?

Eladi Homs i Oller nació el 27 de febrero de 1886 en Valls (Tarragona) y fue maestro y pedagogo.
En 1907 trabajaba de maestro en el colegio Mont d´Or y recibió una bolsa de estudios del ayuntamiento de la Ciudad Condal para ampliar estudios en Estados Unidos. Estuvo en Urbana y Chicago (Illinois), estudiando en sus universidades y aprendiendo nuevas corrientes educativas y métodos pedagógicos. También tomó buena nota de las clases de Educación Física y de deportes desconocidos para él. Como el basketball.

En septiembre de 1910 regresa a Barcelona y en 1911 publica "La educación escolar" en la Revista de Educación, en dicho artículo describe el baloncesto, deporte que recomendó para las clases de Educación Física.

Pronto su recomendación fue escuchada, el 21 de noviembre de 1912 leemos esta breve nota en la primera página de El Mundo Deportivo:
"Nuevo sport. Un nuevo sport ha invadido el palenque de los deportes, es el "Basket-ball", juego que se practica en el extranjero en los principales centros docentes. Una pléyade de simpáticas señoritas concurrentes al Instituto Kinesioterápico del Sr. García, practicarán este deporte, nuevo entre nosotros, ya que tanto puede practicarlo el sexo bello como el fuerte. Deseamos muy de veras que el citado deporte arraigue entre nosotros, proporcionándonos el poder admirar cuanto antes a las hermosas sportswomen en su entrenamiento para llegar al conocimiento completo del juego."
El Instituto Higiénico Kinesioterápico era el gimnasio y centro terapéutico de Jaume Garcia Alsina (1874-1936), catedrático de medicina y gimnasia, primer presidente del Comité Olímpico Catalán y personaje clave en el desarrollo del deporte y el olimpismo entre nosotros.
Su gimnasio de Barcelona fue el primer lugar (noviembre de 1912) en el que nos conste documentalmente que se practicara baloncesto (femenino) en España. Algunos biógrafos de Garcia Alsina (Joan Fauria, Félix Martialay) ya lo habían destacado.

Todos estos antecedentes de nuestro basket anteriores a la "llegada oficial" del mismo de la mano del padre Millán en 1921 empezaron a rescatarse y estudiarse en 1986 tras el descubrimiento en el Archivo Tobella de Terrassa de una breve noticia en el diario local Crónica Social del 4 de marzo de 1913 en la que se leía: "Basket-Ball. En el campo Vallparadís, dentro de poco, los alumnos de la escuela del mismo nombre practicarán este nuevo deporte, desconocido hasta hoy entre nosotros."
La noticia del descubrimiento apareció en La Vanguardia el 3 de diciembre de 1986 y ha sido una polémica recurrente en las páginas (sobre todo en la sección de cartas al director) de ese rotativo. También la Fundació del Basket Català ha realizado importantes investigaciones al respecto.
Incluso un hijo de Eladi Homs (Conrado Homs Zimmer) llegó a publicar una carta el 14 de septiembre de 1995 reivindicando la paternidad del baloncesto español para su padre.
Personalmente siempre me ha sorprendido (con todo mis respeto para la prensa local) que el "descubrimiento" pasara por la Crónica Social de Terrassa cuando la noticia también apareció en la página 5 de El Mundo Deportivo el 13 de marzo de 1913:
"Los alumnos del colegio de Vallparadís se proponen implantar el "Basket-Ball", sport nuevo en esta ciudad."
Gracias a los testimonios de Conrado Homs Zimmer y de Josep Armengol (uno de aquellos niños de la escuela Vallparadís, entrevistado por Pedro Barthe para un excepcional documental de la serie de TVE "Chócala" emitida en 1992) y a los dietarios del subdirector de la escuela Artur Martorell, en los que se menciona el basketball en varias ocasiones, hemos podido reconstruir esa experiencia de baloncesto infantil masculino en la escuela Vallparadís de Terrassa entre 1913-1915. Remarcar que el director de la misma (Alexandre Galí) era gran amigo de Eladi Homs.
Pero recordemos que en el gimnasio de Garcia Alsina en Barcelona ya se jugaba baloncesto femenino en 1912.

Eladi Homs siguió desarrollando su carrera docente (alejado del deporte, que según el testimonio de su hijo, "nunca le interesó") hasta la Guerra Civil, tras la misma fue "depurado" y apartado de la escuela pública, trabajando en academias y dando clases particulares en Gandesa y Montblanc.
Falleció en Rubí (Barcelona) el 18 de marzo de 1973 a los 87 años.
Una escuela y una calle llevan hoy su nombre en Valls.
El resto de la historia de nuestro basket es más conocida y nos referiremos a ella en el próximo (y último) capítulo de esta serie.

© Fernando Arrechea Rivas

sábado, 13 de agosto de 2011

CIEN AÑOS DE BALONCESTO EN ESPAÑA. 1911-2011 (I)


Lady Belgravia. ¿Madre de nuestro baloncesto?

Durante decenios aprendimos que el baloncesto llegó a España en 1921 de la mano del padre escolapio Eusebio Millán Alonso, que lo había conocido en Cuba y lo introdujo en la Escuelas Pías de San Antón de Barcelona, germen del primer club español: el Laietà Basket Club (1922).
En 1986 nuevos datos pusieron en solfa esta versión: se divulgó que en un colegio de Terrassa (Vallparadís) se jugaba a baloncesto en 1913. El prestigioso historiador Josep Maria Ainaud de Lasarte fue más lejos al descubrir que el pedagogo Eladi Homs (que había estado en Chicago becado por el ayuntamiento de Barcelona) publicó un artículo sobre el baloncesto al regresar (1911) y lo introdujo en varias escuelas catalanas.
La polémica al respecto ha aparecido y desaparecido de la sección de Cartas al Director de algunos medios (especialmente de La Vanguardia) desde entonces.
En esta serie de artículos que iniciamos hoy intentaremos clarificar la cuestión, aportando nuevas pruebas que avalan 1911 como el año en el que el basketball llegó a nuestro país, por lo que nos encontramos de lleno en su Centenario.
Y llegó en 1911 por dos vías independientes, la ya conocida de Eladi Homs (sobre la que nos extenderemos en el segundo capítulo) y la desconocida y curiosísima de "Lady Belgravia".

El baloncesto nació en 1891 en la escuela YMCA de Sprinfield (Massachussets) de la mano del profesor de Educación Física de origen canadiense James Naismith.
La primera alusión al basketball que encontramos en la prensa española es en Los Deportes el 28 de agosto de 1904 con motivo de los Juegos Olímpicos de San Luis. Amadeo Llaverías dedica un artículo al evento titulado "Las manifestaciones de sport en la Exposición de San Luis" en la que enumera "los deportes que allí concursarán". Uno de ellos es el basketball sobre el que nada explica.
Años después (Gran Vida, diciembre de 1906 o El Imparcial, 21 de marzo de 1907) encontramos breves referencias al nuevo deporte indicando que se juega en "el extranjero" e incidiendo en sus bondades para las señoritas ("Schlagen-ball y el basket-ball son juegos bonitos para señoras").
En 1910 (La Vanguardia, 5 de septiembre de 1910) el amigo Amadeo Llaverías publica una completa clasificación de todos los deportes e incluye el basketball entre los "Juegos deportivos".
Varias alusiones que demuestran que algunos periodistas conocían de su existencia, pero que no demuestran que se jugara en España. Y llegamos a 1911.

El 14 de marzo de 1911 en una publicación dedicada a señoras llamada La Moda Elegante Ilustrada ("Periódico especial de señoras y señoritas, indispensable en toda casa de familia"), concretamente en una sección habitual dedicada a los consejos para jovencitas llamada "Desde mi celda. Cartas de todas partes. Saint Lawrence-on-sea" firmada con el alias "Lady Belgravia", encontramos esta frase: "Pero el que yo no apruebe los deportes hombrunos, como el foot-ball y el cricket, para las niñas, no es decir que no me gusten los juegos razonables y al aire libre, como el croquet, el tennis, el basket ball y el lacrosse..."

El 30 de junio Lady Belgravia regresa al tema del basketball desarrollándolo ampliamente:
"Hoy os voy a explicar el juego del basket-ball, que sirve para todas las edades, y al cual llamaremos en español pelota en cesta.
Los que tenéis la suerte de vivir en el campo o en una casa con jardín, podéis escoger una gran pradera para instalar el juego, cuyos utensilios son muy sencillos por cierto: se reducen a dos palos fuertes, que se clavan en la tierra, a gran distancia uno de otro, y a cuyo extremo superior está fuertemente sujeto en cada uno de ellos un cesto del tamaño y forma de los cestos para papeles. Hace falta un gran pelotón, de los llamados de foot-ball, o de los que, sin ser tan fuertes, están forrados de piel. La vida que ha de llevar este pelotón no es suave, y, por lo tanto. ha de ser fuerte su envoltura. Supongamos que sois doce los chicos y las chicas que vais a tomar parte en la batalla, pues batalla es: tendréis seis tiras de percalina roja, por ejemplo, y seis de percalina amarilla; seis chicos serán el bando rojo y se cruzarán el pecho con la banda de roja percalina, y seis serán el bando amarillo y harán lo propio con la banda de su color. Se me olvidaba advertiros un detalle importante: como los palos que sostienen la cesta han de ser bastante altos, para que el meter en ellos la pelota tenga más atractivo y más dificultad, estos palos, a la mitad de su altura, tienen un eje para inclinarlos y bajar así el cesto a la altura de la mano cuando hay que sacar la pelota. Empecemos a jugar. Seis encarnados estáis a mi derecha y seis amarillos a mi izquierda: yo tengo el pelotón, y después de decir "una, dos, tres", para que os preparéis, lo lanzo al aire en el centro del campo: supongamos que lo coge un amarillo. Ha de arrojarlo hacia la canasta del equipo contrario, pues la gracia del juego es meterlo en el cesto del enemigo, y esto es lo que hay que defender a capa y espada. Los amarillos o amarillas a meter la pelota en el cesto cuyo palo tiene una marca roja, y los rojos o rojas a meter la pelota en el cesto cuyo palo está marcado de amarillo. Esta lucha ocasiona carreras, saltos, gritos, risas y mucho movimiento y alegría, que es lo que hace falta siempre. Con este juego de basket-ball hacéis un ejercicio completo de todo el cuerpo, es una gimnasia perfecta, y al mismo tiempo os divertís en grande. Ahora, sí, os recomiendo a todos que aunque juguéis con entusiasmo, pues eso es natural, juguéis con esa finura con la cual se distingue a toda persona bien educada; defended vuestro pelotón en buena hora, pero sin golpes que puedan lastimar a vuestros compañeros o compañeras. No olvidéis el buen refrán español que dice: "En la mesa y en el juego se conoce al caballero". "

Toda una descripción del baloncesto (perdón, pelota en cesta) destinada a las familias de la alta sociedad española en 1911. Firmada por una misteriosa Lady Belgravia "desde mi celda" en Saint Lawrence-on-sea. ¿Quién era esta misteriosa divulgadora del basketball en España?

La respuesta la encontramos en el ABC del domingo 6 de agosto de 1911 en un artículo llamado "Impresiones de Inglaterra" firmado por Mayfair. El periodista español visita el Convento de la Asunción en St.Lawrence-on-sea, en el condado de Kent, en la costa este de Inglaterra, que también es un internado católico para señoritas donde estudian muchas españolas.
Al describirlo dice: "Grandes campos de juego: croquet, tennis, hockey, basket ball..."
Su descripción de la madre superiora es interesante: "Nos dice que es americana del norte, pero todo en ella nos dice que es española. Treinta y tres años de residencia en Málaga la han hecho española-andaluza."
Creo que queda claro quién era "Lady Belgravia": la madre superiora del Convento de la Asunción.
Una monja estadounidense que había pasado 33 años en un convento de Málaga antes de recalar en Inglaterra, conocer allí el "pelota en cesta" y divulgarlo a España en 1911 desde su sección en La Moda Elegante Ilustrada.
Mencionemos a las alumnas españolas de Saint Lawrence-on-sea pues ellas fueron, probablemente, nuestras pioneras en baloncesto:
María Luisa, María Teresa y María Isabel Ruiz de Arana, Mimi y Angelita del Mérito, María Teresa Villanueva, Pepita Vila, Carmen Díaz Rubin, María González, Concha Domínguez, Susanita Iturregui, Refugio Carrascosa, Pilar Robles, Concha Gallostra y Coello de Portugal.

1911. El año que Lady Belgravia explicaba el basketball a las lectoras de su revista. El mismo año que Eladi Homs regresaba a Cataluña tras tres años en Chicago e implantaba el mismo deporte en varias escuelas. Pero eso lo explicaremos en el próximo capítulo.

© Fernando Arrechea Rivas

jueves, 23 de junio de 2011

SOLER "EL INTERMINABLE". PRIMER CICLISTA PROFESIONAL ESPAÑOL

En artículos y publicaciones anteriores (1) ya hablamos sobre el ciclista profesional Soler y su participación en los Concursos Internacionales de Ejercicios Físicos y Deportes de la Exposición Universal de París 1900.
Concretamente participó en la prueba de 3.000 metros para profesionales (primero en su serie disputada el 10 de septiembre de 1900 y último en la final del día 14, ganó 50 francos) y en la prueba de tandem para profesionales junto al francés Ségur (perdieron su serie también el 10 de septiembre ante el alemán Huber y el austríaco Seidl). Eran pocos los datos que disponíamos de él, aunque aparecía citado en Los Deportes (23 de diciembre de 1900) y en Le Vélo (13 de junio de 1900) como un ciclista español.
Ahora estamos en condiciones de ampliar datos sobre este pionero: una de las primeras apariciones de Soler (de Orán, Argelia) la encontramos en el boletín nº28 de la Union Vélocipédique de France, ganando una prueba de diciembre de 1897. En 1898, gana una carrera en Orán para profesionales de 100 km. Es la primera vez que aparece la inicial de su nombre: J.Soler.
Aunque ya aparece esporádicamente como participante antes de 1897 en pruebas de velódromos del norte de Francia, es en 1899 y sobre todo en 1900, cuando se multiplican sus apariciones en la prensa.
En esa época se mencionan a dos corredores llamados Soler, uno de ellos con residencia en Courbevoie, en las cercanías de París, no queda claro sí se trata del mismo ciclista de Orán (lo más probable) o de otro del mismo apellido.
¿Cómo se explica su nacionalidad española de J.Soler sí era natural de Orán? La respuesta puede encontrarse en las investigaciones sobre los gimnastas olímpicos franceses Joseph Martínez, Antoine Costa, Louis Segura y Marcos Torres que hemos divulgado en los últimos años (2): la mayor parte de la población del Oranesado a finales del siglo XIX y principios del XX eran emigrantes españoles (llamados "caracoles", por llegar al puerto "con la casa a cuestas"), cuya asimilación llegó a constituir un serio problema para las autoridades coloniales galas. La ley de naturalización francesa de 1889 era de ius solis, es decir que los extranjeros nacidos en territorio francés podían acceder a la nacionalidad francesa a los 21 años. J. Soler era un "caracol", un español de Orán que con posterioridad se instaló en la Francia metropolitana y adquirió la nacionalidad francesa, eso explica que se mencionara en numerosas ocaciones su condición de “espagnol” y fuera una absoluto desconocido en España. En la España de 1900 y en la de 2011.
Durante las pruebas de la Exposición de París tenemos al amigo Soler inscrito bajo nacionalidad española. También podemos encontrar su nombre en muchas pruebas del periodo 1900-1902, en noviembre de 1902 en el diario Le Petit Parisien aparece inscrito como español en el Grand Prix de Ginebra.
En las listas de ciclistas franceses de la época encontramos a otros corredores de Orán de apellidos españoles: Zapata, Beltrán, Martín, Pavia…
En La Vie Au Grand Air del 13 de octubre de 1904 apareció el curioso reportaje “Jambes de Champions” con fotos de piernas de ciclistas y entre las “jambes” destacadas encontramos las de Soler con esta leyenda: “Llamado el Interminable. Entendemos el porqué mirando sus piernas”.

En Orán era una celebridad admirado por todos, en L´Echo Sportif de l´Afrique du Nord del 2 de julio de 1914 encontramos la noticia de la disputa del “Grand Prix Soler” en su honor, se remarca que el campeón oranés es el recordman de los 100 km. en ruta.
Tras este homenaje le perdemos la pista, en años posteriores otro ciclista apellidado Soler y nacido en la Argelia francesa alcanzará cierta fama en los años 50: Vincent Soler (nacido en Zeralda, Argelia el 7 de julio de 1929). Desconocemos si existe parentesco entre ambos.
En 1962 el general De Gaulle otorgaba la independencia a Argelia y los colonos eran repatriados a la metrópoli convirtiéndose en pied-noirs. Había muchos apellidos españoles entre ellos. Muchos caracoles.

Notas:

(1) Arrechea, F. 1900. La Primera Aventura Olímpica Española. Edición del autor, 2009. http://www.bubok.es/libros/16391/1900-LA-PRIMERA-AVENTURA-OLIMPICA-ESPANOLA

Bibliografía:
Union Vélocipédique de France. Nº 28 p.408; Nº 33 p.481; Nº 43 p.702; Nº 54 p.886; Nº 69 p.1130; Nº 75 p.1246; Le Petit Parisien: 03/10/1902 p.4; Le Matin: 16/06/1900 p.5; Le Vélo: 13/06/1900; Los Deportes: 23/12/1900; La Vie Au Grand Air: 13/10/1904; L´Echo Sportif de l´Afrique du Nord: 2/07/1914.
© Francisco Ortiz Sánchez
© Fernando Arrechea Rivas

lunes, 20 de junio de 2011

CRÓNICA (FICTICIA) DEL ORO DE NUESTROS JINETES EN 1928

Todo tiene su fin en este mundo y a los Juegos Olímpicos de 1928 llególe el suyo.

Estaba aquella tarde del 12 de agosto el Stadium rebosante de gente; más de 40.000 almas, realmente imponía tanta gente. En la Tribuna Regia, la Reina de los Países Bajos y demás autoridades. A la hora acordada comienza la última prueba de estos Juegos, la correspondiente al Concurso Hípico, con 34 jinetes de 16 naciones. Doce los obstáculos a saltar, de no gran dificultad, aunque ésta tuviera que imponerse por lo muy juntos que se hallaban colocados.

El segundo jinete en competir fue el Marqués de los Trujillos con Zalamero; hizo un perfecto recorrido, con la maestria a la que nos tiene acostumbrados. En el último obstáculo (oxer 1,30 por 1,80, sin punto céntrico de referencia) rozó una barra con la pata Zalamero y contó dos faltas. El tiempo fue 1´33´´ y la ovación clamorosa. Navarro Morenés, con Zapatazo, no sumó ninguna falta y su tiempo fue de 1´35´´. Extraordinario. Perfecto. García Fernández, con Revistada, 2 faltas con 1´37´´. Bravo. ¡Tensa espera hasta que acabaran su recorrido todos los jinetes! ¡¡Podíamos ser medalla, incluso oro!!

Acabó la prueba y se desató la euforia ¡Campeones Olímpicos! La Marcha Real sonó por vez primera en un Estadio Olímpico. La Reina de Holanda felicitó personalmente a nuestros heroicos oficiales.
La emoción nos embarga al escribir los nombres de nuestro equipo hípico: capitanes de caballería José Navarro Morenés, Julio García Fernández y José María Álvarez de las Asturias Bohorques y Goyeneche, marqués de los Trujillos. Campeones Olímpicos.

Sin duda el hombre más feliz del mundo será el Duque de Gor (gran sportsman, competidor en esgrima en París 1900), padre del Marqués de los Trujillos. De casta le viene al galgo…

Fuentes:
reconstrucción basada en el relato de Román Sánchez Arias “Rubryk” recogida en el libro La IX Olimpiada. Hechos y Comentarios. Madrid, 1928.


Para saber más:
  • Arrechea Rivas, F. Olímpicos Españoles I. De los Orígenes a 1936. Edición del autor/Bubok, 2011.
© Fernando Arrechea Rivas

Publicado en el blog amigo:
http://gloriasolimpicas.blogspot.com/

viernes, 17 de junio de 2011

LOUIS SEGURA Y MARCOS TORRES. MEDALLISTAS OLVIDADOS



Ahora que los testigos de los acontecimientos que voy a narrar empiezan a desaparecer, creo momento de relatar la aventura de unos españolitos nacidos en tierras africanas que dieron gloria olímpica a una nación que en ocasiones los despreció y a quienes nadie recuerda.

Orán y su comarca (el Oranesado) es la zona más occidental de Argelia y sus vínculos con España son (eran) abrumadores, de hecho la ciudad es una creación española y bajo su soberanía estuvo entre 1509-1708 y de 1732-1791. En 1830 fueron los franceses quienes ocuparon Argelia, pero a raíz de esa colonización los españoles regresaron a Orán, regresaron a casa. Oleadas de hambrientos hombres y mujeres, procedentes de Almería, de Murcia, de Alicante, de Baleares, inundaron todas las ciudades y pueblos de la región convirtiéndose en la absoluta mayoría de los mismos e impregnando de su forma de vida ese rincón africano.

Las autoridades coloniales francesas se vieron desbordadas e incapaces de imponer el uso de la lengua francesa (el castellano y el catalán en sus diferentes variantes eran los idiomas habituales, aunque se acabó creando una lengua franca mezcla de ambas, árabe y francés que servía para comunicarse) y todos los visitantes de la zona a finales del siglo XIX o principios del XX describen Orán como una ciudad española más y la reivindicación del Oranesado sería una constante de los gobiernos españoles desde Cánovas del Castillo (“Argelia es nuestra Alsacia-Lorena”) hasta Franco (formó parte de sus demandas a Hitler).

Para intentar asimilar a estos escargots “caracoles” (nombre despectivo que dieron a los españoles de Orán porque llegaban al puerto “con la casa a cuestas”) se aplicaron leyes de naturalización generosas: en 1851 una de doble ius solis, es decir que un extranjero nacido en tierra francesa cuyo padre o madre también hubiera nacido en tierra francesa, era francés y en 1889 una de ius solis simple, un extranjero nacido en tierra francesa podía escoger a los 21 años entre la nacionalidad de sus padres o la francesa. Esta política de nacionalización permitió asimilar a esos miles de españoles del Oranesado y obtener numerosos soldados, funcionarios…o deportistas de élite.

Entre los españoles de Orán y otras localidades cercanas, el deporte rey era la gimnasia, los éxitos de uno de ellos (Joseph Martínez, 7º en París 1900 y campeón del mundo en 1903) animaron a muchos otros “caracoles” a practicar este deporte y apuntarse a clubs como L´Oranaise donde llegaron a ser mayoría.

En Londres 1908 participaron tres de ellos (Louis Segura, Antoine Costa y Robert Díaz) en el Concurso Completo de Gimnasia (7 pruebas en 5 aparatos) y Louis Segura Bretons (18 años) fue medalla de bronce. Ningún medio francés explicó que era un español nacionalizado y ningún medio español destacó la proeza (dada la ausencia de delegación española, se podría haber destacado). Quedó para la historia como un gimnasta francés, sin más detalles.

En Estocolmo 1912 Segura y Costa repitieron, acompañados por otro español de Sidi Bel Abbes: Marcos Torres Candela (campeón del mundo en 1909 y 1913). En la capital sueca Louis Segura fue medalla de plata tras el italiano Braglia (en un concurso completo a 4 aparatos).

Tras la interrupción por la Primera Guerra Mundial los JJOO regresan en Amberes y allí Marcos Torres (llamado Marco Torrès por la prensa francesa) vivirá su eclosión, ganando la plata en el Concurso Individual y el bronce en el Concurso por equipos.

Fue el principio de la decadencia de esta escuela gimnasta española de Orán y Sidi Bel Abbes, la popularidad de la gimnasia entre los jóvenes “caracoles” era superada por el fútbol o el boxeo (el gran Marcel Cerdán, otro campeón nacido en Sidi Bel Abbes, tuvo parte de culpa) y la Segunda Guerra Mundial y el fin del colonialismo pondrían fin a este pequeño mundo hispanófilo en la Argelia francesa.

En 1962 De Gaulle concede la independencia a Argelia y los franceses que allí vivían deben emigrar a la metrópoli convirtiéndose en pied-noirs. Había muchos apellidos españoles entre ellos, como Marcos Torres Candela, fallecido en Marsella en 1963, no recordado hoy por nadie.

********************************

Para saber más:

Arrechea Rivas, F., 1900. La Primera Aventura Olímpica Española, edición del autor/ Bubok, 2009.
Arrechea Rivas, F., Olímpicos Españoles I. De los Orígenes a 1936, Bubok, 2011.
Salinas, A., Oran la Joyeuse. Mémoires franco-andalouses d´une ville d´Algérie, L´Harmattan, París, 2004.

© Fernando Arrechea Rivas


jueves, 16 de junio de 2011

CRÓNICA (FICTICIA) DE LA PLATA GANADA POR EL EQUIPO DE POLO EN 1920.



Los Juegos Olímpicos regresaron, tras la tragedia europea, a la “mártir” Bélgica. El torneo de polo (como reza el aforismo inglés: “el rey de los deportes y el deporte de los reyes”) ha tenido lugar en el hipódromo Wellington de Ostende, allí donde en años anteriores España ya había competido en varios torneos bajo la dirección del entusiasta polista marqués de Villavieja (mexicano de nacionalidad, español de corazón, presente con sus hermanos en los lejanos torneos de polo de París 1900).

El equipo español de 1920 pudo formarse gracias a que todos sus componentes (el duque de Alba, el duque de Peñaranda, el marqués de Villabrágima, don José de Figueroa y el conde de la Maza) estaban en el norte de Europa y se sufragaron el coste de su viaje y la estancia en Bélgica, por lo que no les afectaron los problemas de presupuesto que sufre el Comité Olímpico Español (presidido por el marqués de Villamejor, tío de los hermanos Figueroa). Se inscribieron además: Bélgica, Gran Bretaña y los Estados Unidos (en realidad un combinado de militares americanos destacados en el Rhin).

Las semifinales enfrentaron a España con los Estados Unidos y a Gran Bretaña con Bélgica. Los nuestros derrotaron con facilidad a los militares yankees por 13-3 con una gran actuación de nuestro back, el señor duque de Alba de Tormes (descendiente del duque de Alba tan recordado y temido en estas tierras flamencas) y los ingleses derrotaron a los animosos anfitriones por 8-3 bajo una tormenta de granizo, lluvia y viento que estuvo a punto de llevar a la suspensión.

La gran final se disputó ayer sábado 31 de julio y enfrentó a los nuestros con la Pérfida Albión (grandes favoritos), que se las prometían muy felices al ponerse 6-1 al finalizar el tercer chukker. Inesperada y brillante fue entonces la reacción hispana liderada por el duque de Peñaranda de Duero y el conde de la Maza llevando el marcador a un 9-4 al final del cuarto periodo. En los dos últimos chukkers nuestros caballeros lucharon lo indecible y rozaron la victoria, los británicos se impusieron por un ajustado 13-11.

La prensa inglesa criticó mucho a sus jugadores y elogió a los nuestros que, con una más prolongada preparación, probablemente hubieran resultado campeones.

Recordemos sus nombres para la historia:

Leopoldo Saínz de la Maza Gutiérrez-Solana y Gómez de la Puente. Conde de la Maza.
Álvaro de Figueroa y Alonso-Martínez. Marqués de Villabrágima.
Hernando Fitz-James Stuart y Falcó Portocarrero y Osorio. Duque de Peñaranda de Duero.
Jacobo María Fitz-James Stuart y Falcó Portocarrero y Osorio. Duque de Alba de Tormes.

El señor José María de Figueroa y Alonso-Martínez acudió como suplente y no debutó.


***************************************

Para saber más:
  • Arrechea Rivas, F., Olímpicos Españoles I. De los Orígenes a 1936, Bubok, 2011.
  • Cinnamond, N.J., El Polo, Librería Catalonia, Barcelona, 1930.
© Fernando Arrechea Rivas

Publicado en el blog amigo:
http://gloriasolimpicas.blogspot.com/

martes, 14 de junio de 2011

14 DE JUNIO DE 1900. VILLOTA Y AMÉZOLA CAMPEONES



La mayor de las alegrías nos invade al transmitir a nuestros lectores la crónica de nuestro viaje a París y la victoria de nuestros compatriotas, los animosos pelotaris amateurs y destacados sportsmen Francisco Villota y José de Amézola en el Campeonato del Mundo de Cesta Punta disputado recientemente en la capital francesa.

No aburriremos a nuestros distinguidos lectores con una retahila de anécdotas y eventos de la Exposición Universal que, con tanto éxito, se está llevando a cabo en París. Tampoco entraremos a debatir la cuestionable exhibición de tópicos de la España más “cañí” de nuestro pabellón, tiempo habrá para ello en otras crónicas. En la actual, nos centraremos en la participación de sportsmen españoles en los Concursos Internacionales de Ejercicios Físicos y Deportes que se están desarrollando en el marco de la Exposición y que parecen haber substituido (para nuestra mayor sorpresa) a los programados Juegos Olímpicos que se habían anunciado tras el éxito de la primera edición disputada en Atenas en 1896. Ningún rastro de los Juegos hemos encontrado en París y nuestra consulta sobre los mismos ha sido recibida con gestos de sorpresa o comentarios despectivos, llegando a oír frases como: “nada pintan los amateurs del barón de Coubertin en esta Exposición” o “el programa olímpico presentando por Coubertin era mezquino e indigno para la nación”.

Lo cierto es que no tenemos claro si hemos asistido a los II Juegos Olímpicos o no, lo que podemos transmitirles es que hemos presenciado campeonatos del mundo para amateurs y para profesionales del mayor nivel, así como exhibiciones y torneos de todos los deportes conocidos y otros de lo más exótico y novedoso.
En muchos de estos campeonatos y torneos han competido con la mayor brillantez varios compatriotas amantes del sport, de entre los que destacan, como hemos avanzado, los puntistas amateurs campeones del mundo: Amézola y Villota.

Otros sportsmen amateurs españoles que han defendido nuestra enseña en estos Concursos han sido: el gran esgrimista don Mauricio Álvarez de las Asturias, duque de Gor y los animosos y jóvenes scullers del Real Club de Regatas de Barcelona, señores Camps, Fórmica, Vela, Margarit y Quintana. En las pruebas velocipedistas ha destacado un tal Fernand Sanz (francés) sobre cuya verdadera identidad no podemos dar más detalles por nuestra lealtad inquebrantable a la Corona y a la Reina Regente. El lector más informado entenderá nuestro silencio.

Otros sportmen franceses de origen español de los que hemos tenido noticia han sido el señor François Vilamitjana (segundo clasificado en dos pruebas de vela) y un brillante gimnasta procedente de Orán (ciudad de alma españolísima en el África Francesa) llamado Joseph Martínez.

Entre los participantes en diversos torneos populares alejados del espíritu olímpico y amateur propugnado por el barón de Coubertin, hemos encontrado a los siguientes distinguidos caballeros: don Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa de Asturias (segundo clasificado en un torneo de tiro al pichón), don Camilo Hurtado de Amézaga (también en el tiro al pichón), don Luis de Errazu (caballero del polo) y el marqués de Guadalmina con su hermoso carruaje en la exhibición de los mismos. Así como a varios sportsmen profesionales que han buscado su sustento en estos concursos: los pelotaris Barrenechea e Ituarte (campeones del mundo profesionales), Abadiano y Elícegui, el atleta Estella y el velocipedista Soler.

Todos han destacado por su patriotismo e hidalguía, pero insistimos en destacar la histórica victoria de los señores Amézola y Villota y pasamos a relatar la misma tal y como la vivimos.
Respondiendo a la convocatoria efectuada por la organización del concurso de pelota vasca a través de los consulados franceses nuestros animosos puntistas, los señores Amézola y Villota (entrañables amigos desde los tiempos del bachillerato en el Instituto de Bilbao) viajaron a París acompañados por el hermano de don Francisco, el insigne ingeniero señor Álvaro Villota y Baquiola.

Se presentaron en el frontón de la Sociedad Vasca de París, sito en la calle Pauline Borghèse nº26 de Neuilly-sur-Seine el jueves 14 de junio a la hora acordada y allí conocieron a sus únicos rivales: dos vascos franceses afincados en la capital gala llamados Durquetty y Etchegaray. Fuimos testigos de discusiones entre estos aguerridos vascos del norte y los responsables de la organización: los señores Béguin y Petit y de la ansiedad de nuestros representantes por iniciar el partido y dilucidar el campeonato mundial amateur en juego.

El partido se inicio con retraso y a los pocos minutos de iniciarse los franceses se retiraron entre protestas del público y gritos de los organizadores. Según supimos después renunciaron ”en razón de los cargos impuestos a la organización”. Poderoso caballero es don dinero.

Nuestros amigos José de Amézola (nacido en Urcabustaiz, Álava, residente en Bilbao) y Francisco Villota (de Madrid, aunque hijo de hidalgos de Mioño, provincia de Santander) fueron proclamados campeones del mundo amateurs de pelota vasca (medalla de oro olímpica si esto hubieran sido unos Juegos Olímpicos) y recibieron unos objetos de arte de recompensa entre algún grito aislado de alegría de los españoles allí presentes. Como pareja campeona quedaron registrados en el libro oficial y así los recordará la historia.

Pero la historia tiene otro final del que fuimos privilegiados testigos: nuestros campeones no quedaron conformes con este desenlace y mostraron su disgusto por haber efectuado tan largo viaje para no jugar, con la complicidad de varios aficionados franceses y españoles al noble juego de la pelota pronto nació la idea de jugar unos partidos individuales (al margen de la organización y de sus reglas y normas) de cesta punta para escoger al verdadero e individual campeón: nuestro querido amigo don Francisco Villota Baquiola resultó vencedor.

Enhorabuena.

**********************

Notas aclaratorias:

-Evidentemente este artículo es un ejercicio de “historia ficción” en el que intento reconstruir (basándome en las fuentes primarias a las que he tenido acceso: prensa de la época, libro oficial de los Concursos, testimonio de familiares) lo ocurrido en París en 1900, utilizando el lenguaje y el estilo narrativo de la época.
-Las frases entrecomilladas son literales y proceden de la prensa de la época o del libro oficial de los Concursos.
-El ciclista francés Fernand Sanz era Fernando Sanz y Martínez de Arizala, hijo no reconocido de Alfonso XII con su amante la cantante de ópera Elena Sanz, hecho censurado en la prensa de la época.
-El hecho de que el hermano de Villota les acompañara en el viaje nos fue transmitido por doña Ana Careaga Villota (sobrina nieta de don Francisco Villota).
-La disputa de partidos oficiosos individuales y la victoria final de Villota aparece en L´Almanach des Sports 1901 y en un artículo homenaje que le dedicaron en Gran Vida en marzo de 1904.
-En agosto de 2004 el COI reconoció a Villota y a Amézola como medallistas de oro en París 1900. En 2008 publiqué sus identidades completas (José de Amézola y Aspizúa y Francisco Villota Baquiola).

© Fernando Arrechea Rivas

Publicado en el blog amigo: http://gloriasolimpicas.blogspot.com/


sábado, 11 de junio de 2011

FERNANDO SANZ Y MARTÍNEZ DE ARIZALA, MADRILEÑO OLÍMPICO



Preside esta entrada una foto de Fernando Sanz (a la izquierda) ganando el Campeonato de Francia de Boxeo de 1904, el primer "Borbón Olímpico" al que hemos dedicado dos entradas anteriores:
fue además de un excelente ciclista (plata en París 1900), un gran boxeador (Campeón de Francia en 1903 y 1904). Su circunstancias personales (hijo ilegítimo de Alfonso XII con la cantante de ópera Elena Sanz, su pleito perdido en 1908 para ver reconocido su apellido) le han convertido durante decenios en un personaje molesto, uno de los "Borbones incómodos" de los que hablaba Juan Balansó. Su sobrina Marie Louise Sanz de Twittig (última nieta de Alfonso XII) prosigue hoy con el litigio por el apellido Borbón.
No sé si algún día Fernando Sanz y Martínez de Arizala será rehabilitado en la historia de la Casa Real, lo dudo. Personalmente me conformaría con que fuera incorporado a la historia del olimpismo español, incluso me daría por satisfecho si fuera citado en las recopilaciones de olímpicos madrileños. Pues va a ser que no.

Hace algunas semanas fue presentado el libro Madrileños Olímpicos de la Fundación Madrid Olímpico, obra de don Manuel Frías Alonso y que pretende ser una recopilación de los deportistas olímpicos nacidos en la Comunidad de Madrid. Fernando Sanz (nacido en Madrid el 22 de febrero de 1881, medalla de plata en ciclismo en París 1900), no aparece en el mismo.
Tampoco es el único ausente, de hecho la inmensa mayoría de los madrileños olímpicos anteriores a Londres 1948 brillan por su ausencia: atletas como Diego Ordóñez, Carlos Botín, Federico Repáraz, José Luis Grasset, Julio Domínguez, José Andía, tenistas como José Miguel Fernández de Liencres, tiradores como Antonio Vázquez de Aldana, boxeadores como Emilio Bautista, esgrimistas como José Manuel Delgado, Miguel Zabalza, Jesús López Lara, jinetes como Emilio López de Letona, nadadores como Pedro Méndez, jugadores de hockey sobre hierba como los hermanos Chávarri o Rafael Ruíz Gijón, esquiadores como Ramón Blanco, el futbolista Manuel Hernández (olímpico con EEUU), etc.
La lista sería interminable.
El propio autor se disculpaba en la presentación: "Se ha intentado hacer una recopilación lo más completa posible de los olímpicos madrileños, pero la falta de datos históricos en esta materia nos ha podido llevar, quizás, a que algún deportista haya quedado excluido de forma involuntaria. En ese caso, pedimos disculpas de antemano".
Efectivamente, es el caso. Disculpas aceptadas.

Fernando Sanz no aparece en este libro de los Madrileños Olímpicos. El otro pionero de 1900, el pelotari Francisco Villota sí lo hace, en lo que debemos considerar como un descubrimiento del autor, ya que no se citan fuentes. Enhorabuena.

Mi recuerdo también a los olímpicos madrileños excluidos de manera intencionada por no haber nacido en la provincia. Es el caso de mi admirada Gloria Viseras Díe, componente del equipo nacional de gimnasia en Moscú 80 y nacida en México de manera accidental (su padre era el delegado de la Agencia EFE), aunque madrileña al 100%, Comunidad a la que ha representado en infinidad de campeonatos y que ahora la excluye de esta recopilación porque en su DNI dice que nació en México.
En otras recopilaciones autonómicas que manejo (como las catalanas de Ricardo Sánchez Lozano o de Joan Fauria i Garcia) se han seguido criterios más flexibles y generosos incluyendo a deportistas nacidos fuera pero residentes en la región o afiliados a clubs locales. Es un criterio que comparto, en mi humilde opinión cuando tratamos temas tan sensibles en los que se reconoce el sacrificio y entrega de jóvenes (niñas en el caso de la gimnasia), utilizar un baremo meramente geográfico me parece desafortunado.
Pero es un criterio, otra cosa es la ausencia de muchos olímpicos madrileños nacidos en Madrid, para eso no hay más excusa que "la falta de datos históricos en esta materia".
Para la ausencia de fuentes, bibliografía, etc. en la información ofrecida sobre (por ejemplo) Francisco Villota Baquiola tampoco encuentro respuesta, supongo que ya se considera "información de dominio público" y no se considera oportuno.
Lo que pasa es que para que algunas informaciones (como el nombre completo de Villota, desconocido hasta 2008:
http://olimpismo2007.blogspot.com/2008/08/se-lalamaba-franciscofrancisco-villota.html , http://www.soitu.es/soitu/2008/08/12/flts11/1218528597_717896.html) lleguen a ser públicas, algún desgraciado ha tenido que pasarse muchas horas en hemerotecas o bibliotecas o entrevistando a familiares.
Yo lo citaría, como siempre cito a mis predecesores en esta ingrata materia, dejando al margen discrepancias historiográficas, ideológicas o incluso personales. Estoy pensando en Conrado Durántez, Jesús Telo, Joan Fauria, Antonio Alcoba, Felix Martialay, etc. Pero no todo el mundo lo hace en este mundillo. Criterios.

© Fernando Arrechea Rivas


sábado, 21 de mayo de 2011

GARCHITORENA. EL PRIMER ARGENTINO DEL FC BARCELONA ERA, EN REALIDAD, FILIPINO



En numerosas ocasiones hemos leído que Juan de Garchitorena fue el primer argentino del FC Barcelona. En el completo Diccionario de jugadores del FC Barcelona de Ángel Iturriaga (Editorial Base, 2010), leemos (Pág. 155): “Garchitorena, Juan. (Manila, Filipinas, 24 de marzo de 1898- Santa Bárbara, California, 27 de junio de 1983). Fue un delantero argentino a pesar de haber nacido en Filipinas. Tenía mucha clase, pero también una frialdad sorprendente. Fue el primer jugador de su nacionalidad en vestir la camiseta del Barça, así como el primer caso conocido de pasaporte falso.”
Se refiere el autor al “caso Garchitorena”, que Vicente Martínez Calatrava nos resumió en el número de Cuadernos de Fútbol de diciembre de 2009, en el brillante artículo Intrigas, jugadas y jugarretas en la rivalidad barcelonesa. http://www.cihefe.es/cuadernosdefutbol/2009/12/intrigas-jugadas-y-jugarretas-en-la-rivalidad-barcelonesa/

: “…el llamado “Caso Garchitorena”. Era éste un personaje singular, de ascendencia vasca, que había llegado al club azulgrana tras jugar dos amistoso en mayo de 1916 y con él, inició el Barcelona el campeonato regional. Poco antes de Navidad, el conjunto azulgrana derrotó por 3 a 0 al Español, pero apenas acabado el partido, que por cierto, estuvo plagado de incidentes, los blanquiazules impugnaban el resultado por alineación indebida del citado jugador. Tratado el caso por los delegados de la Federación Catalana y presentados por el Español los documentos precisos, quedó perfectamente comprobada la nacionalidad argentina de Juan Garchitorena y que, debido a la prohibición de alinear extranjeros, no podía tomar parte en la competición...Por cierto, que Garchitorena continuó vinculado al club hasta el final de la temporada, donde disputó numerosos partidos amistosos, y en años posteriores de manera muy esporádica, pero su actuación personal no dejaba de ser curiosa: bebía whisky, era un auténtico “play boy” de principios de siglo y siempre iba vestido y acicalado como un figurín hasta el punto de negarse a marcar un gol de cabeza en terreno embarrado para no estropear su peinado. No es de extrañar que posteriormente dedicase su vida al cine, una profesión menos violenta, en la cual alcanzó cierto éxito con el nombre de Juan Torena.”
Siempre me había extrañado que un argentino de principios del siglo XX hubiera nacido en las Islas Filipinas y no me parecían convincentes los argumentos que podemos leer en la red sobre la nacionalidad de sus padres: “argentinos residentes en Filipinas”. Una consulta a la prensa de la época nos aclara la nacionalidad de Garchitorena en 1917: ciudadano de una posesión insular (Filipinas) de los Estados Unidos de América. En La Vanguardia del 12 de enero de 1917 (Pág.4) encontramos este contundente dictamen jurídico del catedrático Trias de Bes: Garchitorena es un “yanqui”, un ciudadano estadounidense de Filipinas, nacido allí de padre filipino. Ninguna vinculación con Argentina.
El día 25 de enero de 1917, La Vanguardia vuelve sobre el “Caso Garchitorena” (Pág.6) con una crónica de la asamblea federativa y el alegato del Español sobre la nacionalidad “yanqui” del futbolista.
También podemos aportar copia del pasaporte “de residente en una posesión insular de los Estados Unidos” (foto inicial) de Juan de Garchitorena expedido en el Consulado de los EEUU en Barcelona el 6 de abril de 1921 para que el futbolista pudiera regresar a Filipinas tras 6 años en España. En el mismo reitera que tanto él, como su padre, eran ciudadanos filipinos.

Como es conocido Garchitorena acabaría emigrando a EEUU y convirtiéndose en un galán de Hollywood con el alias “Juan Torena”, especializándose en papeles de latino gracias a su perfecto dominio del español y teniendo una agitada vida sentimental.
Tras muchos años residiendo en California, en 1954 consiguió finalmente la plena ciudadanía estadounidense.
Por lo que podemos concluir que, a lo largo de su vida, Juan de Garchitorena fue: ciudadano español desde su nacimiento (24 de marzo de 1898) al 10 de diciembre del mismo año, ciudadano de las Filipinas (primero como posesión colonial de EEUU, posteriormente como república independiente) del 10-12-1898 al 26-03-1954 y, finalmente, ciudadano estadounidense de pleno derecho desde el 26 de marzo (casi su fecha de cumpleaños) de 1954 hasta su fallecimiento el 27 de junio de 1983.

La primera alusión al Garchitorena “argentino” la he encontrado en El Mundo Deportivo el 24 de septiembre de 1957 (Pág.4), en un artículo sobre la historia del Barça con motivo de la inauguración del Camp Nou, y no he descubierto el motivo del error (¿pudo haber un cruce de recuerdos con Sagi Barba, otro futbolista azulgrana de la misma época, nacido en Argentina?). Ha sido algo tan repetido a lo largo de los años que casi ha llegado a ser verdad.
En realidad los Garchitorena son una familia muy conocida en las Filipinas, un clan de ascendencia vasca asentado en Manila y la región de Bicol, de los que puede encontrarse mucha información en la red.
El recuerdo de Juan de Garchitorena debe unirse a la tradición de futbolistas hispanofilipinos del FC Barcelona en la época (Manuel Amechazurra, Paulino Alcántara).

© Fernando Arrechea Rivas

sábado, 12 de marzo de 2011

LUIS SUBERCASEAUX (II)



A la polémica participación del chileno Luis Subercaseaux en Atenas 1896 hemos dedicado varios artículos: http://olimpismo2007.blogspot.com/2009/06/luis-subercaseaux.html. Muchos amigos chilenos se han interesado por aquel artículo de junio de 2009 y me han hecho consultas y comentarios al respecto. Sigo diciendo lo mismo que entonces: "Si París 1900 contempló la participación olímpica de los primeros españoles, fue en Atenas en 1896 donde se vio al primer iberoamericano, el chileno Luis Subercaseaux Errázuriz. Al menos eso es lo que se afirma desde Chile basándose, esencialmente, en el propio testimonio de Subercaseaux a su familia pocos años antes de fallecer, entre los historiadores olímpicos no se suele dar credibilidad a esta historia y Chile no está reconocida como una de las naciones pioneras en 1896. Luis Subercaseaux Errázuriz (1882-1973) fue un diplomático (embajador en España en 1951) chileno de origen francés y vasco, durante los JJOO de 1896 era un adolescente de 13 años y al parecer vivía en Francia, siempre según su testimonio viajó con su familia a Grecia y participó en las pruebas de velocidad, no hay ningún registro que lo demuestre. Guardó el secreto la mayor parte de su vida porque su padre se enfadó con él al descubrir su participación olímpica y le hizo prometer que jamás lo explicaría. Aunque el nombre de Subercaseaux no se haya podido localizar en fuentes de la época, si que consta la participación de Chile en 1896 en libros ya "viejunos" como los célebres álbumes de cromos alemanes Olympia 1936: "Chile nahm schon in Athen 1896 teil, hat aber noch keinen olympishen Sieg erringen können...", motivo por el cual me sorprende la dureza con la que mis ilustres colegas de la ISOH (Sociedad Internacional de Historiadores Olímpicos) descartan la participación de Subercaseaux y su historia... ¿porque iba a inventarse una historia así un diplomático reconocido internacionalmente, miembro de una familia importante en su país?..."


También pudo participar en alguna prueba ciclista (consta su inscripción). Dos años después me gustaría añadir una reflexión: si el chileno Luis Subercaseaux no participó en los JJOO de 1896...¿el atleta francés Subercazeaux [sic], sí lo hizo?. De este enigmático "Subercazeaux" habló por primera vez el prestigioso periodista de L´Equipe Gaston Meyer en su libro Le grand livre de l´athlétisme français (París, Calman-Levy, 1975) en la Pág.31.: “Voici, pour l´histoire, les noms des autres représentants français: Tournois (100 m), Grisel, de la Nezières, Subercazeaux, Vanoni (400 – 800 m), Frantz Reichel (110 m haies), Adler (poids et disque)."

En un libro mucho más reciente (Olympiens 1896-2008) del Comité Nacional Olímpico y Deportivo Francés (Biarritz, Atlantica, 2008) encontramos de nuevo a "Subercazeaux", como competidor en los 400 y 800 metros de atletismo en 1896.

Creo innecesario aclarar que el Subercazeaux de los libros franceses es el chileno Luis Subercaseaux Errázuriz, quién si participó en Atenas 1896 (tal y como defendemos), no lo hizo como atleta francés.

Como nos recuerda Hilary Evans, en un torneo de tiro a siluetas con pistolas militares (una especie de duelo, disparando contra una silueta humana ubicada a 20 metros) disputado en el Campo de Satory entre el 19 de julio y el 7 de agosto de 1900 en el marco de los Concursos Internacionales de Ejercicios Físicos y Deportes de la Exposición Universal, ganado por el barón André de Schonen, participó un tal "de Subercaseaux". (L´Almanach des Sports, París, 1901. Pág.73)

Tanto si fuera Luis Subercaseaux Errázuriz, como si se trataba de su padre el cónsul chileno Ramón Subercaseaux Vicuña u otro de sus hijos (Pedro, Juan, León), se trataría del único ciudadano de la República de Chile en aquellos concursos pseudoolímpicos de 1900. Esta prueba de tiro a siluetas no está reconocida como parte de los JJOO de 1900 (como, por ejemplo, las pruebas de tiro al pichón en las que participó el marqués de Villaviciosa de Asturias).

Agradecimientos: Enric Pla Vall (AEEA), Hilary Evans

© Fernando Arrechea Rivas


martes, 8 de marzo de 2011

DOMINGO SÁNCHEZ GRACIA, PRIMER ARAGONÉS OLÍMPICO

Es casi Dogma de Fe considerar al mítico Dionisio Carreras Salvador (Codo, Zaragoza, 9 de octubre de 1890- 16 de julio de 1949) como el primer aragonés olímpico. Así se puede encontrar en infinidad de publicaciones (por ejemplo: 80 Años de Olímpicos Aragoneses, El Periódico de Aragón, 2004) y en la red.
Realmente no es un error muy grave afirmar tal cosa, pero sí es un error de una semana de duración. Ya que Carreras disputó la Maraton el 13 de julio de 1924. Y el 7 de julio había debutado otro aragonés: el luchador (Lucha Grecorromana, peso pluma) Domingo Sánchez Gracia (Terriente, Teruel, 18 de enero de 1899- Badalona, Barcelona, 13 de octubre de 1961). Turolense afincado en Badalona y socio del Ateneu de dicha localidad barcelonesa, acudió a los JJOO de 1924 con otros tres luchadores catalanes: Jordà Vallmajó i Giralt "Rosini", Francesc Solé i Plana y Eladi Vidal i Barrachina. El vasco José Alonso (Club Sartako de San Sebastián), inicialmente seleccionado, no viajó (El Mundo Deportivo, 7 de julio de 1924, Pág.2).
Domingo Sánchez Gracia ("de Gracia" según algunas fuentes) superó la primera ronda (victoria contra el austríaco Penczik) y cayó derrotado en la segunda por el japonés Naito.
En 1927 fue Campeón de España de su categoría en Badalona (El Mundo Deportivo, 17 de agosto de 1927, Pág.2).
El 9 de enero de 1934 le recuperamos la pista al presentarse en las filas del Partido Comunista de Cataluña a las elecciones municipales de Badalona (La Vanguardia, 9 de enero de 1934. Pág. 23).
Falleció en Badalona a los 62 años.

© Fernando Arrechea Rivas

Fuentes consultadas:
Fauria, Joan, Els Olímpics Catalans, El 9, 6 de agosto de 2004.
La Vanguardia, El Mundo Deportivo, etc.
Foto:
De izquierda a derecha: Jordà Vallmajó, Francesc Solé, Eladi Vidal y Domingo Sánchez Gracia.
Publicada en El 9 el 6 de agosto de 2004 (Pág.19) en el especial Els Olímpics Catalans de Joan Fauria i Garcia.

sábado, 5 de marzo de 2011

ARTÍCULO EN EL "DIARIO CÓRDOBA" SOBRE JOSÉ AMADOR ALONSO SILLERO


El pasado día 28 de febrero Antonio Raya, uno de los periodistas deportivos que más sensibilidad hacia la historia del deporte y el olimpismo está demostrando en los últimos tiempos, publicó en el Diario Córdoba un artículo sobre José Amador Alonso Sillero (Montalbán, Córdoba, 11-05-1919/4-12-1988), olímpico en tiro en Londres 1948 y uno de los muchos ausentes en las recopilaciones de olímpicos andaluces publicadas.
Este es el link al artículo:
http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=620320
Y este el contenido del mismo:
"La nómina de cordobeses olímpicos está claro que es bastante más amplia de lo que se creía hasta hace solo algunos años. Las investigaciones realizadas por especialistas en la materia, como el tarraconense con ascendencia cordobesa Fernando Errechea [sic], han ayudado a ello. Por lo pronto, la nómina de cordobeses olímpicos alcanza la cifra de 19, tras conocerse la participación de la lucentina Ernestina Maenza (esquí, 1936), el prieguense Armando Alemán (esgrima, 1928), el montillano Francisco Jiménez (hípica, 1928) y el montalbeño José Amador Alonso Sillero (tiro, 1948).
José Amador Alonso Sillero nació el 11 de mayo en 1919 y falleció en su localidad natal el 4 de diciembre de 1988.
Sillero fue un militar de vocación --llegó a ser capitán de infantería-- que participó en la modalidad de pistola libre en la edición de los JJOO que se celebró en Londres en 1948, logrando el puesto 46 entre 59 participantes. Ese año se proclamó campeón nacional de arma corta en la ciudad de Valladolid.
Tras pasarse a la reserva en su carrera militar llegó a ser alcalde de su pueblo entre 1956 y 1968, regentando durante sus últimos días la farmacia de su esposa en Montalbán.
En la biografía de Alonso Sillero también destaca la figura de su esposa, la montillana Adela Varo Heredia (1926--2006), pues fue reconocida como hija adoptiva de Montalbán en el 2001. Esa distinción le llegó como agradecimiento a todas los medicamentos que llegó casi a regalar a lo largo de muchos años a familias humildes que no disponían de los medios económicos para comprarlos.
Y mientras salen a la luz nuevos nombres con historia, se seguirá investigando en los archivos del deporte nacional la posible existencia de más olímpicos cordobeses que sumar a la extensa y distinguida nómina. "

Foto: José Amador Alonso Sillero (archivo familiar, gentileza de Antonio Raya)

sábado, 26 de febrero de 2011

DOMINGO RODRÍGUEZ SOMOZA, PRIMER OLÍMPICO VALLISOLETANO


Según el libro Olímpicos Vallisoletanos de José Miguel Ortega (Ayuntamiento de Valladolid, 1992) el primer deportista olímpico nacido en la provincia de Valladolid fue el futbolista hispanosuizo Adolfo Mengotti Arnáiz (1901-1984), quién jugó con la selección helvética en París 1924 y ganó la medalla de plata. Los primeros olímpicos vallisoletanos en representar a España (siempre según el citado libro) serían Marcelino Gavilán Ponce de León y Ángel León Gonzalo en Londres 1948.
Tras recopilar a todos los olímpicos españoles en un libro cuya primera parte (Olímpicos Españoles I. De los Orígenes a 1936) está a punto de ver la luz, estoy en disposición de afirmar que el primer deportista vallisoletano en unos Juegos Olímpicos fue el Alférez de Infantería Domingo Rodríguez Somoza, nacido en Castromonte (Valladolid) el 4 de agosto de 1885.

Domingo Rodríguez Somoza formó parte del equipo de tiro que participó en Amberes 1920, le acompañaron los también militares José Bento López, Luis Calvet Sandoz, Antonio Bonilla San Martín, Antonio Vázquez de Aldana y Fernández, Antonio Moreira Montero, León Villarín Cano, Ángel Pradel Cid, Ignacio Estévez Estévez y Emilio Domínguez González y  José Maria Miró Trepat. Rodríguez Somoza compitió en 6 pruebas por equipos: fusil de guerra, 300 metros de pie (14º); fusil de guerra, 300/600 metros tendidos (12º), fusil de guerra, 300 metros tendidos (7º), fusil de guerra, 600 metros tendidos (13º), arma libre 3 posiciones (11º) y carabina, 50 metros de pie (9º).
La participación española en tiro había despertado algunas expectativas y recibió duras críticas en la prensa (ABC, 11 de agosto de 1920), se recriminaron los excesivos gastos en dietas, viajes, etc. y la avanzada edad de algunos de nuestros representantes (Vázquez de Aldana tenía 59 años). 

Tras su aventura olímpica Domingo Rodríguez Somoza tuvo una experiencia mucho más difícil: luchó en la Guerra de Marruecos durante dos años (1921-1923) y fue condecorado por su valor con la Cruz de 1ª Clase del Mérito Militar, entre otras distinciones y reconocimientos. Fue instructor de tiro hasta su retirada del Ejército en 1931 con rango de Teniente.
Su hermano menor Juan Rodríguez Somoza también fue un militar de prolongada carrera y un gran tirador: campeón del mundo en Granada 1933. Con ocasión de este triunfo recibió un homenaje en Castromonte y una calle del pueblo lleva su nombre. Algunas bases de datos confunden a los dos hermanos y atribuyen a Domingo el Mundial de 1933…

Al iniciarse la Guerra Civil el Teniente Rodríguez Somoza reaparece en escena para integrarse en el Comité de Guerra leal a la República en Santander.
Alguna base de datos en Internet da el 11 de marzo de 1968 (sin mencionar el lugar) como fecha de defunción de Domingo Rodríguez Somoza, es un dato que no hemos podido certificar documentalmente.
En todo caso queda reseñado que el tirador en Amberes 1920 Domingo Rodríguez Somoza (Castromonte, 1885) es el primer olímpico de la provincia de Valladolid y (aplicando la división autonómica de la actualidad) de Castilla y León.

Fuentes consultadas:
"Hoja Matriz de Servicios de D. Domingo Rodríguez Somoza". Archivo General Militar de Segovia.
ABC, Gran Vida, La Vanguardia, El Mundo Deportivo, Madrid-Sport, etc.

© Fernando Arrechea Rivas